Todos han oído hablar del encumbrado Warren Buffett. Aparece en forma de ilustración hasta en las tazas de café, acompañado de frases como: “El riesgo viene de no saber lo que estás haciendo”. Y no le falta razón.

En su carta al accionista de 2013, Buffett dio a conocer las instrucciones de asset allocation que deja al fideicomiso que le suceda tras su muerte: “[…] Mi consejo no podría ser más simple: poner el 10% del efectivo en bonos de gobierno a corto plazo y el 90% en un fondo de muy bajo coste indexado al S&P 500 […]. Estoy convencido de que, con esta política, los resultados a largo plazo del fideicomiso serán superiores a los de la mayoría de los inversores.

 

Lee el artículo entero en:

 

Publicado en Funds People el 26 de febrero de 2019