La CNMV acaba de actualizar el Código de Conducta que emitió en noviembre de 2003:

Diversificar adecuadamente, invertir con arreglo a un plan y a unos principios concretos, contar con herramientas adecuadas y con la ayuda de profesionales independientes (internos y externos) del mundo financiero, disponer de distintos medios de control (sobre todo cuando hablamos de volúmenes significativos), respetar la voluntad de los donantes o fundadores (excluyendo del ámbito de aplicación del Código posiciones con restricciones a la libre disposición), transparencia… son sólo algunas de las ideas que viene a reforzar el nuevo Código de Conducta.

Aquí puede ver y descargar el comentario que hemos hecho desde PBI.