Los mercados globales cerraban el peor primer semestre en décadas, dejando a los inversores avisados ante la perspectiva de nuevas pérdidas.  La aceleración de la inflación y el aumento de los tipos de interés impulsaban una caída de meses que dejaba a pocos mercados ilesos. 

Los inversores anticipan que el periodo actual de fuerte volatilidad se prolongue en los próximos meses.  Esto se debe a que los bancos centrales de todo el mundo planean seguir aumentando los tipos de interés para tratar de controlar la inflación.  Las medidas de endurecimiento es probable que ralenticen el crecimiento, lo que podría llevar a las economías a la recesión y generar nuevas caídas en los mercados.

La buena noticia para los inversores es que los mercados no siempre lo han hecho mal después de sufrir grandes pérdidas en la primera mitad del año. De hecho, la historia muestra que a menudo han hecho lo contrario.

Fernando González Cantero

Presidente de PBI Gestión Agencia de Valores